EL VINO

Un buen vino viene de una buena uva, escogida en su punto óptimo de maduración, cuidada con esmero, sin grandes cargas, aguantando los rigores del verano y seleccionada a su entrada en bodega y con un sistema moderno de trazabilidad para elaborar el producto más acorde con el tipo de uva que recepcionamos.

Nuestra exigencia de calidad en los embotellados, nos obliga a seleccionar las mejores uvas de nuestras viñas, a extraer mostos con el máximo esmero a fermentar lentamente para arrancar el sabor y aromas genuinos, a no fatigar con trasiegos, clarificaciones y filtraciones innecesarias.

Todo ello va encaminado a un solo afán, llegar al consumidor con la máxima calidad.